JA Teline V - шаблон joomla Форекс
24
Sun, Sep

Quiero ser como me hizo la naturaleza

Noticias del Mundo
Typography

 

“Quiero ser como me hizo la naturaleza”

Cirugías médicas innecesarias de niños y niñas intersexuales en EE. UU.

Human Rights Watch e interACT

 

Resumen

En Estados Unidos, se somete a personas intersexuales a prácticas médicas que podrían causarles daños físicos y psíquicos irreversibles desde la más temprana infancia, y que pueden durar toda la vida. Muchos de estos procedimientos se practican con el objetivo explícito de facilitar que estos niños y niñas crezcan como personas “normales” y se integren más fácilmente en la sociedad, ayudándolos a adecuarse a una designación de sexo determinada. Los resultados suelen ser catastróficos, los supuestos beneficios en general no están demostrados y casi nunca hay consideraciones de salud urgentes que los justifiquen. Se practican desde la más temprana infancia procedimientos que se podrían postergar hasta que los niños y las niñas intersexuales tengan edad suficiente para decidir si los desean, y estas personas luego tienen que lidiar con las consecuencias toda su vida.

Las personas intersexuales no son poco comunes, sino que su condición se interpreta ampliamente de manera equivocada. En las clases de biología a menudo se simplifica excesivamente una realidad fundamental. Se nos enseña que el sexo es dimórfico, es decir, sencillamente masculino o femenino. Pero, en realidad, el sexo es un espectro, en el cual la mayoría de los seres humanos estarían en un extremo o el otro. De hecho, nada menos que el 1,7 % de los bebés son distintos de lo que normalmente se denomina niño o niña. Los cromosomas, las gónadas y los genitales internos o externos en estos niños y niñas —los niños intersexuales—difieren de las expectativas sociales. Aproximadamente 1 de cada 2.000 bebés es lo suficientemente diferente como para que los médicos recomienden una intervención quirúrgica destinada a lograr que el cuerpo sea más acorde con esas expectativas.

Hasta la década de 1960, cuando nacían niños intersexuales, las personas cercanas — padres y médicos— hacían la conjetura que les parecía más acertada y asignaban un sexo al bebé. Luego, los padres los criaban según las normas sociales sobre género. A veces, las personas intersexuales sufrían hostigamiento y discriminación debido a sus rasgos atípicos, pero muchas tuvieron una vida equilibrada en la adultez. No obstante, en la década de 1960, y mayormente sobre la base de las recomendaciones no demostradas de un único psicólogo prominente, las normas médicas en EE. UU. sufrieron un cambio radical. Los médicos empezaron a recomendar soluciones quirúrgicas al supuesto “problema” de los rasgos intersexuales.

 

En este informe, a partir de entrevistas mantenidas con adultos intersexuales, padres de niños y niñas intersexuales y profesionales médicos que trabajan con personas intersexuales, interACT y Human Rights Watch documentaron las secuelas de ese paradigma, así como el hecho de que la comunidad médica no reguló su propia práctica de manera efectiva. Como se explica a continuación, en los últimos años hubo cambios en la práctica, y muchos médicos ahora aconsejan no realizar cirugías a bebés y niños pequeños. Aun así, se siguen realizando cirugías a niños y niñas con características sexuales atípicas, que son demasiados jóvenes para participar en la decisión, cuando tales procedimientos conllevan un riesgo significativo de daño y podrían postergarse en forma segura.

Algunos rasgos intersexuales —como genitales externos atípicos— son evidentes al momento del nacimiento. Otros —como las gónadas o los cromosomas que no coinciden con las expectativas del sexo asignado— se manifiestan más adelante en la vida, en algunos casos en la época de la pubertad. La información sobre los rasgos intersexuales puede resultar abrumadora. Ya sea que se alerte a los padres sobre los rasgos intersexuales de sus hijos al momento del nacimiento, en la pubertad o en otra etapa de la vida, pueden tener dificultades para manejar información y consejos confusos.

Los proveedores de atención de la salud son una fuente importante de información y tranquilidad en medio de esa confusión. No obstante, en las últimas décadas, muchos médicos han implementado la práctica de recomendar automáticamente cirugías irreversibles a niños intersexuales en un momento temprano de la vida. Entre estas operaciones se incluyen las cirugías de reducción de clítoris, es decir, procedimientos que reducen el tamaño del clítoris por motivos cosméticos. Tales cirugías conllevan el riesgo de provocar dolor, lesiones nerviosas y cicatrices. Otras operaciones son la gonadectomía, o extirpación de las gónadas, que provocan que el niño se vea obligado a recibir terapia de sustitución hormonal de por vida.

Estas cirugías que se practicaron a lo largo del tiempo fueron también una historia de vergüenza y estigmatización. En algunos casos, los médicos aconsejaban a los padres que ocultaran el diagnóstico y el tratamiento al niño, e inculcaban así sentimientos de vergüenza tanto en los padres como en los hijos. Muchas personas intersexuales no tomaron conocimiento de su condición hasta que, de adultos, tuvieron acceso a su historia clínica, a veces incluso cuando ya eran quincuagenarias. 

 

Ver documento completo

Ver video: Cirugías dañinas en niños y niñas intersexuales